Los tópicos típicos del Sorteo de Navidad

El 22 de diciembre es un día muy particular. Son muchos millones de personas las que están pendientes ese día de si han tenido suerte y han resultados agraciados en el tradicional Sorteo de Navidad. Algunos si disfrutan de esa suerte de haber sido unos de los afortunados con algún premio importante. Otros muchos quedan con la ilusión de seguir intentándolo en posteriores sorteos. Pero año tras año son muchas las frases que se repiten esa misma tarde del Sorteo. Los tópicos típicos del Sorteo de Navidad. En El Quijote hemos recopilado algunas de ellas:

¿Ya ha salido el Gordo?

Durante las horas que dura el Sorteo esta es la frase más clásica que se repite en todos los diálogos de todos los establecimientos abiertos al público. Cuando un cliente entra en una panadería, en una droguería, o porqué no, en una administración de Lotería, cualquier establecimiento donde haya una televisión retrasmitiendo el Sorteo de Navidad, es muy muy rato que no pregunte si ha salido ya el Gordo.

“Todos los números están dentro del bombo”

Es obvio que todas las bolas de todos los números, los cien mil, están dentro del bombo y que todas tienen las mismas posibilidades. A pesar de ello hay muchos números a los que se sigue llamando “feos”. Y claro, hay que autoconvencerse de que a pesar de ser “feos” también están dentro del bombo junto con los “bonitos” y tienen las misma opciones de salir agraciados.

“Ha sido un Premio muy repartido”

Es la frase más clásica cuando se pregunta a un vendedor acerca de quiénes pueden ser los afortunados ganadores de un premio importante del Sorteo de Navidad. En la actualidad esta afirmación es todavía más lógica si tenemos en cuenta el avance con el paso de los años de la venta online por internet. Ahora los clientes afortunados pueden ser de cualquier parte de la geografía española.frases clásicas del sorteo de Navidad loteriasyapuestas El Quijote

“No me ha tocado por un número”

Después del Sorteo de Navidad en cualquier tertulia nunca falta aquel jugador a el que ha estado a punto de tocarle un premio importante y no le ha tocado “solo por un número”.

“Lo tuve delante y no lo compré”

Que no te toque por un número puede ocurrir en cualquier localidad de España. Pero en las localidades donde caen los premios importantes también es clásica la tertulia en la que alguno de los tertulianos afirma que lo tuvo delante, que lo vio colgado en la ventanilla.  Incluso que se lo ofreció el vendedor y sin embargo no lo compró.

“Para una vez que no compro”

El comentario de la desilusión de aquellos que no compraron lotería en su punto de venta habitual. Ya sea la administración de Lotería, el bar de todos los días, o cualquier otro establecimiento o asociación a el que habitualmente todos los años compramos algún décimo o alguna participación.

“Tapar agujeros”

Es el clásico comentario de los afortunados agraciados cuando son preguntados acerca de que harán con el dinero del premio, “tapar agujeros”. Todavía no se ha inventado una respuesta que sea capaz de abarcar tanto.

“Ya he comprado la del Niño”

Si la de antes era la respuesta clásica entre los afortunados con un premio importante, cuando el premio solo ha sido la terminación del Gordo, es decir, el reintegro de lo jugado, no queda otra que decir que ya hemos comprado para el Sorteo del Niño. Un sorteo que tiene casi tanta tradición como el de Navidad. Y como los décimos son al mismo precio se vuelve a reinvertir lo ganado. Y ya que no ha tocado la Navidad pues el Niño seguro que si toca.

“Teniendo salud…”

El clásico entre los clásicos entre los que no han resultado agraciados con ningún premio importante. Al menos queda la sensación y la esperanza de poder disfrutar del día a día a pesar de no haber sido “tocados” por la suerte. Y por supuesto poder seguir intentándolo en posteriores sorteos.

Share This